San Fernando

San Fernando es una ciudad y comuna ubicada en la VI Región del Libertador General Bernardo O’Higgins, capital de la Provincia de Colchagua.

La ciudad de San Fernando integra junto con las comunas de San Vicente de Tagua Tagua, Chimbarongo, Peumo, Pichidegua y Las Cabras el Distrito Electoral N° 34 (Diputados), y pertenece a la 9ª Circunscripción Senatorial (O’Higgins).

Historia

En el s. XVIII, el Gobernador del Reino de Chile, Don José Antonio Manso de Velasco, se propuso la tarea de crear villas para atraer a la población flotante y expandir la idea de la ilustración, para lo cual envió a los hacendados de todo el largo territorio un extenso memorial, solicitando los territorios necesarios para los fines convenientes. Don Juan José Jiménez de León y Hurtado de Mendoza, donó el potrero de “Las Chacras” con más de 450 cuadras pertenecientes a la Estancia “Lircunlauta”. El día 17 de mayo de 1742 llegó a la zona el Gobernador e hizo un reconocimiento del lugar, eligiendo el sitio donde debería establecer la Plaza de Armas. El éxito de la nueva villa consistiría en atraer a los españoles, vagos y vagabundos para así iniciar el proceso de domesticación y proletización de la población flotante que en esos momentos no quería entrar en el sistema económico de latifundios (haciendas y estancias). Este tipo de población vivía en los alrededores de la estancia de Colchagua.

Web del municipio

http://www.munisanfernando.cl/

Himno Oficial

San Fernando, comarca de ensueño,

San Fernando, cristal de emoción.

territorio de rojas camelias,

semillero de paz e ilusión.

Tierra henchida de gracia temprana, 

acuarela de luz y verdor;

Tierra huasa de apuestas mujeres

y hombres fuertes tostados de sol.

 

En tus casas de antiguos zaguanes 

teje el tiempo leyendas de amor;

prende el beso, la risa, el abrazo,

el embrujo de vieja pasión.

  

Por tus calles aún ronda Rodríguez,

Guerrillero, adalid popular;

y en tu Plaza, tu fuente susurra 

emotiva canción colonial.

 

Y tus ríos – dos cintas de plata-

de la cumbre camino hacia el mar,

rumorosos estrechan tus faldas

y fecundan tu vientre al pasar.